Gastamos gran parte de nuestro tiempo pensando a donde queremos viajar, que lugares deseamos conocer, nos imaginamos lo grandioso que sería conocer una nueva cultura o dormir a la orilla de la playa, pues bien, según estudios científicos se ha logrado demostrar que el hecho de viajar o planear un viaje incrementa el coeficiente de inteligencia y despierta el lado creativo de nuestro cerebro. Veamos porqué.

1. Aumenta tu creatividad

La “Academy of Management Journal” mediante un reciente estudio ha descubierto que las personas que han trabajado y vivido experiencias profesionales en el extranjero son más imaginativas y creativas que las que permanecieron en su país de origen. Esto ocurre debido a la inmersión cultural, lo cual le permite al ser humano decubrir nuevas perspectivas y cambiar el punto de vista de las cosas.

2. Te hace confiar más en los demás

Conocer personas diferentes a las de tu comunidad incrementa el nivel de confianza en la humanidad. Cuando viajas compruebas que en el mundo existen más personas buenas que malas, viajar hace que nos resulte más fácil fiarnos de las personas.

3. Mejora tu capacidad de resolver problemas

Un estudio realizado por el Journal of Personality and Social Psychology concluyó que los estudiantes que han vivido en el extranjero tienen un 20% más de probabilidades de resolver una tarea compleja, que aquellos que no han viajado.

¿Por qué? Esto se debe a que conocer o vivir en una cultura diferente a la tuya abre tu mente y te ayuda a entender que una cosa puede tener múltiples significados diferentes. A esto se suma que en cada viaje estamos expuestos a distintos problemas o adversidades, y al encontramos solos es un lugar desconocido el cerebro activa su mecanismo de supervivencia y nos permite desarrollar diferentes habilidades.

4. Te hace más humilde

Este mismo estudio, también descubrió que los niños que suelen viajar al extranjero son más humildes que los que no viajan.

La humildad es la virtud de aceptar nuestras debilidades y limitaciones, viajar nos enseña a amar a nuestros semejantes a aceptar que en este mundo solo somos una partícula microscópica.

5.  Abre tu mente

En cada viaje probamos cosas nuevas, vivimos nuevas experiencias y nos alejamos de nuestra vida cotidiana.

Viajar con frecuencia hace que tus miedos se disipen y seas una persona mucho más valiente.

6. Aumenta la lucidez 

Se han realizado numerosas investigaciones que demuestran cómo la naturaleza puede mejorar tu memoria.

La razón es obvia: al aire libre se refrescan los sentidos de una forma que no se consigue en otros contextos.

Un nuevo estudio publicado en la revista Environmental Psychology descubrió que las personas que simplemente miraron una fotografía de la naturaleza, durante tan solo 40 segundos, mejoraban el enfoque y la actuación en su siguiente tarea. Lógicamente el efecto se amplifica si te sumerges en la naturaleza.

7. Te ayuda a reinventarte

Viajar ayuda a las personas a re descubrir el significado de sus vidas, embarcarse en un nuevo comienzo o concentrarse en un propósito.

Viajar nos ayuda a ver nuestra vida desde otro punto de vista, nos despierta el deseo de querer cambiar; cuando viajas eres capaz de ver todo mucho mas claro.

8. Te hace más feliz

Imagina que tienes un mes de vacaciones y decides ir a Dubai, a parte de eso te ganas un crucero de 1 semana por el mar caribe para dos personas, ¿te hace sentir bien el solo hecho de pensarlo? imagínate lo feliz que te haría hacer ese viaje.

Pues bien, el hecho de viajar o planear un viaja logran crear un estado de calma y tranquilidad, relajando tu mente y reduciendo tu nivel de estrés.

9. Te hace trabajar bien

Un estudio reciente realizado por la “U.S. Travel Association” descubrió que los trabajadores que disfrutan todos sus días de vacaciones, tienen un 6.5% más de probabilidades de conseguir un ascenso en el trabajo que aquellos que permanecen pegados a sus escritorios.

10. Te hace más paciente

¿Con qué frecuencia te enojas porque el bus se ha retrasado? Por lo general, las esperas ponen a prueba nuestra calma, pero gestionar nuestras reacciones en estos casos es buen entrenamiento de resistencia mental.

Tratar con retrasos, contratiempos y diferentes culturas mientras viajas, te hace una persona mucho más paciente y generalmente más comprensivo. La paciencia es la virtud de los fuertes.

11. Ayuda a superar una pérdida

Cuando perdemos algo (un trabajo, una relación o un ser querido), sentimos que perdemos una parte de nosotros mismos, una parte de nuestra alma.

Emprender un viaje puede ayudarte a restaurar tu sentido del “Yo“, porque viajando no puedes poner el piloto automático y ser apático.

12. Te hace sentirte vivo

Esa sensación al empacar tus maletas sabiendo que vas a experimentar cosas nuevas.

Respirar profundamente por la nariz el aire de un nuevo lugar y pensar que la vida es tan impresionante y maravillosa.

Entonces, ¿a qué estas esperando? ¡Es hora de Salir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *